Urbanismo no permite construir junto al Palau de la Música

      Comentarios desactivados en Urbanismo no permite construir junto al Palau de la Música

La subcomisión de Urbanismo de Barcelona ha cerrado la puerta definitivamente a la posibilidad que se pudiera construir un hotel junto al Palau de la Música. El organismo de la Generalitat ha derogado el plan que hacía posible el polémico proyecto fallado que en su momento impulsó el expresidente de Palau, Fèlix Millet -ahora en la prisión por el expolio de la institución y la financiación ilegal de CDC-, y que acabó a los tribunales. La fiscalía sospechaba que Millet presionó la excúpula de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona para acelerar el proyecto y que a cambio habría cobrado 900.000 euros del promotor, pero el Tribunal Supremo los acabó absolviendo.

En plena investigación del caso Palau, el Ayuntamiento de Barcelona aprobó una moción de Esquerra para revertir la recalificación urbanística que permitía el hotel, pero ni el equipo municipal de Jordi Hereu primero, ni el de Xavier Trias después lo llevaron a la práctica, y el de Ada Colau no lo había hecho hasta ahora, después de que el promotor del proyecto, Olivia Hoteles, anunciara su intención de recuperarlo. Las entidades vecinales se habían opuesto a la construcción del nuevo hotel en una zona de decrecimiento para estos establecimientos, según el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos.

Un edificio reseñable en Barcelona

Con la derogación del planeamiento urbanístico, la finca de la calle Sant Pere Más Alto recupera la calificación de uso docente que tenía inicialmente. Para hacerlo posible, la subcomisión de Urbanismo de Barcelona ha tumbado la modificación del Plano General Metropolitano aprobada el 2009, que es la que hizo posible la recalificación de los terrenos para implantar un hotel. Ahora la finca podrá completar las instalaciones de la escuela La Salle Condal, situada en la calle Amadeu Vives.

La fundación del Palau de la Música ya manifestó el 2010 que renunciaba al proyecto, después del cambio de dirección y presidencia fruto de la investigación judicial del caso Palau y del caso del Hotel de Palau. Además, el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT) del Ayuntamiento de Barcelona protege el distrito de Ciutat Vella de la construcción de nuevos equipamientos, puesto que lo considera “zona de decrecimiento”. El Parlamento de Cataluña también había recomendado en 2010 que la finca volviera a su calificación original.

En un comunicado, el equipo de gobierno de Ada Colau ha celebrado la derogación definitiva del planeamiento que “va en sintonía” con el “rechazo frontal que habían demostrado los vecinos y vecinas y las entidades sociales de Ciutat Vella”, así como “del consenso político en contra del proyecto”. Asegura que el consistorio trabajará “para dotar la finca de un uso que vaya de acuerdo con las necesidades actuales del distrito”.